COVID-19 acaba con vacaciones en Cuba

Deja el mojito y agarra la maleta: COVID-19 acaba con vacaciones en Cuba

COVID-19 acaba con vacaciones en Cuba

COVID-19 acaba con vacaciones en Cuba

Nesmi Orslom pasó de los cócteles de su luna de miel a llevar una máscara para protegerse de la COVID-19. Ahora acelera su salida de Cuba, que desde este martes aislará a todos los turistas hasta que dejen la isla.

“¡En todos los bares, tomamos piñas coladas y mojitos!”, cuenta este holandés de 34 años que llegó a Cuba el 10 de marzo con su pareja, en un viaje que prepararon durante “ocho, diez meses”. Nunca pasó por su cabeza cancelar, pese a que el nuevo coronavirus ya recorría el mundo.

“Cuando nos fuimos, la situación era muy diferente a la actual”, tanto en los Países Bajos, entonces sin confinamiento, como en Cuba, donde se detectaron los primeros casos el 11 de marzo.

Ahora está haciendo cola frente a las oficinas de Air France en el aeropuerto de La Habana, con la esperanza de hallar un vuelo.

La isla, con 40 casos confirmados (todos importados o de contacto indirecto, según el gobierno), cerró sus fronteras este martes al ingreso de turistas, durante un mes, y aislará en hoteles a los que quedan dentro hasta que puedan salir en un vuelo.

“Si podemos ir a casa hoy, será un alivio”, dijo Nesmi. El vuelo diario de Air France se suspenderá el miércoles. La embajada negocia conexiones especiales. Los de Air Caraïbes (Francia) y Copa (Panamá) cerraron la semana pasada. La española Iberia y Air Europa han reducido sus frecuencias.

– Pase, está abierto –

En las últimas semanas, mientras los países de América Latina se atrincheraban, Cuba mantuvo abiertas sus fronteras para atraer turistas, la segunda fuente de divisas del país: 3.300 millones de dólares en 2018, y haciendo gala de su fama como destino seguro.

En el aeropuerto de La Habana, bajo los anuncios que promocionan las playas soñadas de Varadero, los paseos en viejos autos o el encanto de la música, ahora deambulan viajeros ansiosos, tratando de volver a casa.

“¡Es mejor estar confinada en casa que en otra parte!”, dice Régine Paumier, de 57 años, que llegó de Nantes (Francia) el 16 con su esposo pero sin una pareja de amigos que “cancelaron en el último momento”.

“No hablamos español, inglés un poco… es un poco complicado”, admite.

Cuando el presidente Miguel Díaz-Canel anunció la semana pasada que desde este martes se cerraban las puertas de Cuba para los no residentes, había 60.000 turistas en la isla.

Fuentes diplomáticas informaron el lunes que aún quedaban casi 3.000 franceses, 1.500 españoles y varios miles de canadienses. En total 32.500 turistas, según el gobierno.

– “¡No me quedo un mes!” –

Sentada en el suelo cerca de su maleta, Alico Careil, de 26 años, trata de mantener su sonrisa: “Estoy un poco bronceada, así que sí, aprovechamos … después de esto, es verdad que estábamos un poco tensos en los últimos días”, cuenta.

Con su pareja llegó el 14 y planeaba quedarse hasta el miércoles. Pero “nos dijeron que volviéramos a Francia rápidamente”, después de los anuncios cubanos.

Pero su vuelo de Air Caraïbes ya estaba cancelado. Desde entonces, ha luchado con paciencia: “Debemos registrarnos en una lista para beneficiarnos de los asientos en Air France, hay muy pocos y por el momento la lista tiene 400” nombres.

El domingo, esperó desde las 09H00 hasta las 20H00 en el aeropuerto, el lunes regresó temprano. Y aunque los turistas tienen derecho a permanecer en la isla después del martes, mientras encuentran vuelo, todo “está evolucionando muy rápido”, le preocupa a Alice.

“Hay ciertos países, realmente no muy lejos de Sudamérica, que cierran completamente sus fronteras, por lo que si cambian las cosas dentro de dos días, estamos bloqueados. No nos quedaremos un mes aquí, ¡aunque sea muy bonito!”, sostiene.

Además, es necesario encontrar dónde alojarse. Las “casas de renta”, alojamientos privados que ofrecen familias cubanas y que son populares entre los extranjeros, ahora no están aceptando turistas, y los obligan a ir a hoteles estatales, que a menudo pueden costar hasta cuatro veces más.

El gobierno ha dicho que trasladará progresivamente a los turistas que aún están en casas de renta hasta los hoteles, y que aplicará tarifas similares a las que ya estaban pagando.

Mara Marinich, una eslovena de 62 años, debía regresar a casa este martes. “Tenía un boleto de regreso de Alitalia ruta La Habana-Roma-Trieste,  pero todos mis vuelos fueron cancelados”, dice.

En su alojamiento, le dijeron que “todos los turistas tienen que irse del país”.

“No tengo dinero para comprar otro boleto, no tengo dinero para pagar el hotel. No sé que voy a hacer”, se lamenta.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

Noticia al Día/AP

No olvides compartir en >>