Histórico: Real Madrid vs. FC Barcelona

Foto: Archivo

Cada vez que hay un acontecimiento deportivo con mayúsculas, todos los aficionados comentan lo que puede acontecer con varios días de antelación, y una vez sucede, el sanedrín se prolonga otras tantas jornadas desde que concluye el evento. Lo cierto es que existen pocos hechos deportivos capaces de movilizar a tantos millones de personas, y paralizar medio planeta como un clásico del fútbol español, un Real Madrid vs. FC Barcelona.

El partido por excelencia del fútbol mundial. Dos maneras de entender la vida y el deporte cara a cara, temporada tras temporada por colmar la supremacía del fútbol español. Épocas en las que uno está por encima del otro, y otras donde el eterno rival arrasa en todos los sentidos y solo deja las migajas para el resto de competidores.

En esta ocasión y tras el atracón de clásicos de Copa del Rey, se discernirá cuál de estos dos monstruos del futbol mundial tiene posibilidades reales de alzarse con el título de la Liga Santander. Será un partido extraño de competición doméstica, ya que al Real Madrid solo le vale la victoria, para poder continuar teniendo alguna esperanza, aunque sea mínima, de ganar un título que les es bastante esquivo en la última década.

En cambio, el FC Barcelona llegará al Bernabéu con un buen colchón de puntos de ventaja sobre los blancos, con su hombre franquicia, Leo Messi, en estado de gracia, y con las ganas de asestar el golpe definitivo sobre la mesa para eliminar a su máximo rival de la carrera por la liga. Un empate o una victoria culé materializarían virtualmente que el Real Madrid estaría descartado para obtener la corona española.

Las estadísticas del Barça como visitante del templo blanco son muy favorables para la entidad blaugrana. Es un campo al que tienen cogida la medida en la última década, dejando actuaciones individuales que hasta la parroquia madridista aplaudía desde sus asientos, como la afición señorial que es.

El Real Madrid quiere volver a hacer que su estadio, sea aquel campo inexpugnable donde los rivales tiemblen solo con encarar la bocana de vestuarios. Ese es el espíritu que quiere arraigar Santiago Solari entre sus pupilos, y poco a poco parece estarlo consiguiendo. Los inicios no fueron plácidos para el técnico argentino, ya que en ese corral hay muchos gallos y tuvo que tomar decisiones importantes. La confianza en jóvenes talentos como Reguilón o Vinicius Jr., le salieron de manera formidable y contagiaron el hambre con el que llega la gente joven, a unos compañeros que lo han ganado todo y con Lopetegui parecían ausentes.

Es decir, el conjunto blanco llega en uno de los mejores momentos de la temporada para enfrentarse a un FC Barcelona que con un empate saldría contento del Santiago Bernabeu. Lo cierto es que la plantilla culé es insaciable y si puede brindar una victoria brillante a su parroquia lo hará sin ningún tipo de dudas, e intentando infligir el mayor daño deportivo a su eterno rival. El templo blanco espera acoger una oda al futbol.

Agencias

Recuerda compartir en >><Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print