Londres celebra con 10 mil orquídeas la biodiversidad única de Colombia

Foto: Archivo

Colombia, con miles de especies diferentes a las que cada año se suman nuevos descubrimientos, tiene la mayor diversidad de orquídeas del mundo y los Reales Jardines Botánicos de Londres lo celebran este invierno con una explosión de colores y olores tropicales.

Este es el 24º año consecutivo que los Kew Royal Botanic Gardens organizan un Festival de las Orquídeas en pleno mes de febrero.

“El tiempo es tan malo afuera, esta es una forma de despertar los sentidos de la gente antes de que llegue la primavera, darles un adelanto del regreso de los colores y los olores”, explica a la AFP Scott Taylor, responsable de uno de lo invernaderos más antiguos del mundo.

Es también un modo de atraer a los visitantes en un periodo poco propicio, admite.

Y este año han tirado la casa por la ventana: “Orquídeas, celebrar el color de Colombia” despliega 10,300 plantas en un festival que abre este sábado.

Los 4,400 m2 de invernaderos recrean los diferentes hábitats de un país con selva tropical, playas templadas y frías montañas, ayudándose de colores y olores pero también de sonidos difundidos por discretos altavoces, desde cantos de pájaros y ruidos de insectos a tambores tradicionales y música callejera.

“Se tienen sensaciones diferentes cuando se camina por el invernadero, en algunos lugares el ambiente es fresco y seco, otros son cálidos y húmedos, o cálidos y secos. Colombia tiene tantos hábitats diferentes y este invernadero tiene 10 zonas climáticas diferentes, que nos permite imitar la realidad”, dice Taylor mientras pasa junto a una cascada artificial.

Más allá del factor lúdico, el festival es fruto de los proyectos que Kew Gardens, líder en investigación botánica en el mundo, desarrollan en Colombia en cooperación con las autoridades locales, especialmente desde el acuerdo de paz firmado en 2016 con las FARC.

“Gracias al tratado de paz con la guerrilla, ahora podemos entrar con toda seguridad en áreas que anteriormente eran inaccesibles por causa del conflicto, son áreas muy poco exploradas porque nadie se atrevía a entrar, inclusive los campesinos”, explica el biólogo colombiano Oscar Pérez, que lleva más de dos años trabajando en Londres.

“Colombia es el país que tiene el mayor registro de especies de orquídeas en el mundo, de 4.207 hace dos años y cada año se inscriben nuevas”, precisa.

Así, en abril del año pasado descubrieron cuatro nuevas variedades, una de ellas en una zona de montaña a casi 4,000 metros sobre el nivel del mar.

“¿Qué tipo de adaptaciones estas orquídeas han tenido que realizar para sobrevivir a condiciones tan duras?”, con cambios de temperatura que pueden pasar de 15ºC durante el día a 0ºC por la noche, se pregunta este científico, uno de la decena de colombianos que trabajan en los jardines botánicos londinenses.

De todos los tamaños, colores y olores -las más olorosas suelen ser las más pequeñas-, estas espectaculares orquídeas se disponen en gruesos pilares, estructuras colgates o estanques.

Pero una vitrina cerrada reserva un espacio especial para las especies más frágiles o valiosas, como la Cattleya Trianaei, flor nacional de Colombia desde los años 1930 y ahora amenazada por la deforestación de su hábitat natural.

Su flor es sensual, con una gran trompeta blanca ornada de morado y naranja, pero para atraer a su polinizador, la abeja negra, esta flor se sirve principalmente de una sutil fragancia, que los machos colectan para seducir después con ella a las hembras.

“¡Que mejor recompensa!”, bromea Taylor.

Para ofrecer al público una sensación total, el festival, abierto hasta el 10 de marzo, se completa con degustaciones de chocolate y café, platos típicos, actuaciones musicales e incluso un carnaval, en honor al de Barraquilla.

AFP

Recuerda compartir en >><Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print