La historia de los peregrinos franceses que viajan en tres veleros para asistir a la JMJ Panamá

Foto: Cortesía

Partieron el 31 de agosto de Brest (Francia) y ya tienen cerca 12 mil kilómetros de océano Atlántico recorridos – sí – un grupo de jóvenes peregrinos rompieron los esquemas y decidieron viajar en velero para participar en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) de enero de 2019.

Misioneros

Manon, Tony, Tristan, Héloïs…  Tienen entre 19 y 28 años y vienen de toda Francia. Algunos harán una pausa de sus estudios universitarios, otros acaban de terminar sus estudios o son ya jóvenes profesionales.

Les gusta el ciclismo, la cocina, el mar, la guitarra, las matemáticas. En resumen, están llenos de talento y todos muy diferentes. Pero cada uno sintió en su corazón la llamada del mar.

El origen del proyecto proviene de Jean-Yves, uno de los patrones.

A su regreso de la JMJ en Cracovia, unos jóvenes dijeron que no irían a Panamá, que estaba demasiado lejos geográficamente como para concernirles.

Ni corto ni perezoso, el piloto de avión, que conocía bien el arte de la navegación, les dijo inmediatamente: “No hay excusa, ¡yo os llevaré!”.

Otros jóvenes, después de escuchar estas alegres palabras, se implicaron para poner en marcha el proyecto.

Durante el viaje a América, los jóvenes están acompañados por una hermosa imagen de Nuestra Señora Santa María La Antigua, patrona de Panamá, obsequiada por el Arzobispo de Panamá, Mons. José Domingo Ulloa Mendieta.

Los primeros

Estos jóvenes son de hecho los primeros peregrinos en partir hacia Panamá y seguirán los pasos de los conquistadores españoles que exportaron la imagen de Santa María la Antigua desde Sevilla a través del Atlántico. Un itinerario “muy simbólico”, según Anne-Laurence Thoux, 25 años, miembro de la tripulación.

Cada velero tiene una eslora aproximada de 60 pies (unos 18 metros) y lleva a bordo a una docena de personas, 32 en total.

“Los barcos son de diferentes tamaños y no todos se mueven a la misma velocidad, así que nos encontraremos en las escalas”, explica Anne-Laurence.

Hay previstas varias escalas, el 5 de septiembre hicieron su primera parada  en Santiago de Compostela, en Sevilla.

 

Parte de los peregrinos en su parada en Santiago. Foto: @jmjalavoile

 

En Marruecos, los peregrinos se detendrán en el desierto para seguir los pasos del venerable Charles de Foucauld.

Se detendrán unos días para realizar un servicio con la asociación Point-Cœur y quizás podrán saludar a los monjes de la abadía de Notre-Dame de Keur Moussa.

Última parada en Cabo Verde antes de cruzar el Atlántico, luego navegarán en las Antillas Menores (Santa Lucía, Martinica, Dominica, Guadalupe), donde los marineros desean pasar la Navidad en contacto con las comunidades francesas del otro lado del Atlántico.

En principio, deberán cruzar el canal de Panamá entre el 10 y el 15 de enero de 2019. Un intenso itinerario espiritual y marítimo para una aventura extraordinaria.

 

 

Noticia al Día con iformación de Aleteia