HRP-5P: El robot albañil que construye con madera y yeso

Foto: agencia

Un robot albañil capaz de trabajar con madera y yeso que, de forma autónoma y en solitario, puede trabajar en la construcción de distintas estructuras. Así es el nuevo invento de El Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología industrial avanzada de Japón con el que, en los próximos años, pretenden hacer frente a la escasez de mano de obra derivada de una población envejecida.

Bautizado como HRP-5P, este robot es capaz de realizar mediciones sobre su entorno, detectar objetos y planificar sus movimientos para la ejecución da varias tareas.

Por ejemplo, el robot es capaz de agarrar paneles de madera de grandes dimensiones y construir con ellos un tabique. Para ello, cuenta con manos prensiles y brazos articulados, además de ganchos y otras herramientas como una pistola de clavos.

Según un comunicado de sus creadores, HRP-5 se trataría de un desarrollo intermedio en una carrera a largo plazo fruto de la colaboración académico-industrial. El objetivo de sus creadores consiste en fabricar “robots humanoides para que en sectores como la construcción o en cadenas de montaje de grandes estructuras se aceleren los procesos”.

Japón -con escasa inmigración, una población envejecida y una baja tasa de natalidad- concibe los robots como una solución con la que hacer frente a los problemas que se encontrará su sociedad a medio plazo: un descenso en la población activa que traerá consigo un descenso en la fuerza de trabajo disponible para sectores como la construcción o el cuidado de ancianos.

“Muchas industrias como la construcción van a estar faltas de manos en el futuro y es necesario arreglar ese problema con la tecnología robótica”, aseguran sus creadores. “Además, en lugares como los astilleros, los trabajadores llevan a cabo un trabajo pesado y peligroso, que nos gustaría sustituir por el de robots”, sostienen.

Sin embargo, según reconocen sus diseñadores, ese escenario todavía se encontraría lejano y HRP-5P tendrá que ir conformándose con desarrollar chapucillas domésticas relacionadas con la construcción. “Todavía no hemos progresado lo suficiente para que los robots trabajen en entornos de trabajo complejos como el en el montaje de un barco o un avión”.

Agencia