Argentina, Nicaragua y Venezuela, Las tres decepciones económicas de América Latina en 2018

América Latina y el Caribe crecerá 0.6% en 2018 y 1.9% durante el próximo año, debido a que por las turbulencias en Argentina y Nicaragua y al deterioro continuo en Venezuela, así lo estimo Banco Mundial en días pasados.

En su último informe regional semestral Sobre Incertidumbre y Cisnes Negros. ¿Cómo lidiar con riesgo en América Latina y el Caribe?, la institución señaló que hace seis meses, las previsiones del organismo para la región eran de expansión del 1.7 % para este año y de 2.3 % para 2019.

“Hemos encontrado baches en el camino a la recuperación”, dijo Carlos Végh, Economista Jefe del Banco Mundial para América Latina y el Caribe.

Forbes México consultó a expertos en economía de la región, quienes coincidieron que Argentina, Nicaragua y Venezuela son los países de la región que principalmente afectaron el crecimiento económico.

Carlos Alberto Jiménez Bandala, investigador y jefe de doctorado en administración de La Salle, consideró que la región tiene en 2018 una desaceleración notable, por lo que se prevé un crecimiento menor a 2%.

“Esta desaceleración se debe a Argentina y Venezuela, que tiene su cuarto año de recesión económico. Son países que tienen un impacto importante en el Cono Sur, debido a la integración de los países del sur de América Latina”, explica el investigador de la Universidad La Salle.

Respecto a Nicaragua, Jiménez Bandala comentó que el país no es foco rojo para América Latina debido a que es una economía pequeña, sin embargo, la situación que vive en lo político y social es preocupante.

Te presentamos las 3 decepciones económicas de la región:

Argentina

A principios de año, el gobierno de Argentina puso en marcha un nuevo plan económico con el objetivo de colocar la deuda pública en una tendencia a la baja, reducir la inflación y reforzar la independencia del Banco Central.

Como parte de esta estrategia económica, Argentina se acercó con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para darle a conocer las medidas que ejecutaría para restaurar la confianza de los mercados financieros y disminuir progresivamente la presión sobre la capacidad del país para pagar sus cuentas. Y de esta forma acceder a acuerdo precautorio por 50,000 millones de dólares (mdd) con la institución.

Sin embargo, vulnerabilidades económicas, como su alto déficit y un impuesto a los bonos argentinos en manos de extranjeros, condujo a un cambio en la actitud del mercado que dio como resultado fuertes presiones sobre el peso. Esto desencadenó en que el gobierno de Macri solicitará al FMI el adelantó del préstamo, previsto para 2019, y por consecuencia el peso argentino tuviera una depreciación y el banco central subiera las tasas de interés. Además, del malestar social que se vive en las calles de Buenos Aires.

Con este contexto, el Banco Mundial estimó que la economía de Argentina se contraerá un 2.5 % este año.

“La situación económica complicada por la cual pasa Argentina puede terminar al finalizar este año 2018, si logra adoptar las medidas propuestas por el FMI y utiliza de forma correcta el préstamo por parte de la institución, así como la atracción de nuevos flujos de inversión”, señala Verónica Arlette Zepeda, experta en Finanzas y Economía en la EBC.

Por su parte, el investigador y jefe de doctorado en administración de La Salle considera que el problema de Argentina es que podría contagiar a los países de América Latina en términos financieros mediante la especulación.

Nicaragua

La crisis económica, social y política de Nicaragua que inició el 18 de abril ha generado pérdidas al país por 1,180.6 millones de dólares (mdd) y 199 personas que fallecieron durante los altercados, según datos recabados por el gobierno.

Este saldo solo es reconocido oficialmente por el gobierno ya que otras instituciones como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos afirmó que existen 317 muertos hasta el mes de agosto y Organizaciones humanitarias locales y extranjeras indican que totalizan en 512, incluyendo policías, paramilitares, periodistas, niños y extranjeros.

Los sectores que han sido más afectados son: transporte con 525 mdd, la actividad turística con 231 mdd, el gasto público en 219.2 mdd por falta de pagos tributarios y diversas obras públicas se han deteriorado por las protestas, estos daños ascienden a 205.4 mdd.

Se han perdido 119,567 empleos a lo largo de 5 meses, y según el informe, 23 policías han perecido en las movilizaciones y 401 has sido heridos.

Además, la economía de Nicaragua se contraerá un 4 % este 2018 y un 1 % en 2019, mientras que el resto de Centroamérica mantendrá su lenta recuperación, con Panamá a la cabeza, según las proyecciones actualizadas del FMI.

Desde abril pasado, Nicaragua está inmersa en una crisis debido a múltiples protestas antigubernamentales que han dejado muertos, detenidos y procesados, y un impacto económico que según el Banco Central del país redujo de 4.5 a 1 % la expectativa de crecimiento este año.

“Nicaragua es una pequeña economía que tiene pocos efectos inmediatos en la región, por lo que no se esperan grandes impactos o haya un contagio en otros países de Centroamérica”, señala Carlos Alberto Jiménez Bandala, investigador y jefe de doctorado en administración de La Salle.

Venezuela

Venezuela seguirá contrayéndose este año y el próximo, además su inflación se deteriorará con más rapidez, pronosticó el FMI.

Tras la caída del producto interno bruto de 14% en 2017, este año sería el más duro de los cinco de recesión con una contracción de 18%, a la que seguiría otro descenso de 5% en 2019 “por el declive de la producción petrolera y la inestabilidad política y social”, señala el informe anual del organismo.

La contracción empeoraría más rápido la inflación por un financiamiento monetario del déficit fiscal y la pérdida de confianza en el bolívar.

“Las políticas macroeconómicas equivocadas también tienen un papel en varios episodios de crisis agudas. Los mejores ejemplos son los casos de hiperinflación, incluido el que vive Venezuela”.

El país sudamericano tendrá en 2019 una inflación de 10,000,000% con una reducción del producto interno bruto de un 5% y proyecta que la economía caerá este año un 18%.

Asimismo, señala que la inflación cerrará en 1,370,000% este año, pese a que el mismo FMI había calculado en julio que sería de un millón por ciento.

“Se espera que la hiperinflación de Venezuela empeore rápidamente, impulsada por el financiamiento monetario de grandes déficits fiscales y la pérdida de confianza en la moneda”, dice el informe del FMI.

 

 

Forbes