Parlamento venezolano rechaza “vías violentas” para sustituir a Maduro

El Parlamento venezolano, de mayoría opositora, rechazó este martes “las vías violentas” para reemplazar al gobierno de Nicolás Maduro, a quien exigieron una investigación imparcial sobre un supuesto atentado en su contra.

Tres días después de que Maduro acusara a la oposición de estar detrás de un “intento de magnicidio” con dos drones cargados de explosivos, el Legislativo reiteró su “compromiso con un cambio político urgente que permita atender la grave crisis económica y social”.

Sin embargo, aclaró que “rechaza las vías, violentas o no, que se apartan de los lineamientos establecidos en la Constitución”, según un comunicado leído en el hemiciclo.

La Asamblea exigió “una investigación seria, objetiva, imparcial y conclusiva que arroje información cierta” sobre los hechos ocurridos el sábado, cuando dos explosiones obligaron a evacuar a Maduro de un desfile militar en Caracas.

El gobierno y la Fiscalía aseguraron que se trató de un ataque contra el mandatario socialista con dos drones cargados con un kilo de explosivo C4 cada uno.

Por los hechos, que dejaron siete militares heridos, hay seis capturados cuyas identidades no han sido reveladas. Maduro acusó al saliente presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, de estar detrás del ataque.

“Lamentablemente un régimen que usa la propaganda y la desinformación como métodos sistemáticos no tiene ninguna credibilidad”, apuntó el Parlamento.

Los diputados ratificaron “su compromiso a favor de soluciones políticas, institucionales y pacíficas a la actual crisis”, y responsabilizaron al gobierno y a la oficialista Asamblea Constituyente -que rige el país- de la violencia en Venezuela.

“Han contribuido a agravar la crisis económica y social, bloqueando los mecanismos constitucionales que permitirían una efectiva solución pacífica”, indicaron los legisladores.

La Constituyente adelantó las presidenciales al 20 de mayo pasado -tradicionalmente se hacen en diciembre-, lo que fue rechazado por la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), alegando que no había garantías de transparencia.

Los comicios, en los que Maduro fue reelegido hasta 2025, son desconocidos por la oposición y gran parte de la comunidad internacional que los consideran ilegítimos.

El Parlamento denunció además que el gobierno pretende aprovechar el incidente con los drones para “insistir en la persecución política” contra la oposición.

“Reiteramos que la lucha política de los venezolanos debe estar orientada (…) a conquistar unas elecciones libres, con plenas condiciones, con observación internacional”, subraya el comunicado.

AFP