Cómo prevenir un ataque con drones

Foto: referencial

Si se confirma que lo ocurrido el sábado 4 de agosto en Caracas, Venezuela, fue un atentado, sería la primera vez que se emplean UAV (Vehículos aéreos no tripulados) para atacar la integridad física de un mandatario o líder nacional.

A medida que ganan popularidad, los drones han poblado áreas de la industria y el entretenimiento, pero también han comenzado a ser usados para actividades criminales que van del voyerismo al contrabando de narcóticos. Su uso en actividades terroristas ha sido por años un temor de los expertos en seguridad.

Por ahora, las alertas están enfocadas en organizaciones como el Estado Islámico, que según reportes de inteligencia habría trabajado para integrar mecanismos de dispersión de agentes químicos como el cloro y el gas mostaza a drones de uso comercial como los habitualmente empleados para tomar fotos y grabar videos.

Por fortuna, existe tecnología para prevenir que estos aparatos, que muchos consideraron alguna vez como simples juguetes, sean utilizados como armas.

Detección
Cuando vuelan a la máxima altura que alcanzan, los drones ‘civiles’ son prácticamente invisibles y su sonido, aunque distintivo, suele captarse cuando ya están muy cerca.

La detección visual es, por tanto, sumamente complicada, aunque hay empresas trabajando en sistemas de inteligencia artificial programados para ese fin. Mientras tanto, hay que echar mano de tecnologías como el monitoreo de transmisiones de radiofrecuencia. Los drones típicamente operan en frecuencias WiFi de 2.4 GHz or 5.8 GHz y estas pueden ser no solo detectadas, sino interceptadas.

Agencias