Pyongyang sigue comprometido con la desnuclearización, según Washington

Foto: referencial

Estados Unidos aseguró hoy que Corea del Norte sigue comprometida con su desnuclearización y ha accedido a seguir con su desarme, y quitó hierro a las críticas proferidas por Pyongyang a la actitud de Washington durante las negociaciones.

Así lo afirmo el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, en una rueda de prensa en Tokio, donde mantuvo un encuentro con sus homólogos nipón y surcoreana para informarles de los avances en este terreno tras su visita de dos días a Pyongyang, en la que asegura que el régimen “reafirmó su compromiso con la desnuclearización”.

Sus maratonianas conversaciones del viernes y sábado con el general Kim Yong-chol, figura de peso de la inteligencia norcoreana, fueron “muy productivas” y se desarrollaron con “buena fe”, dijo en rueda de prensa Pompeo, quien restó importancia a las críticas proferidas por la Cancillería norcoreana tras su marcha a Tokio.

En un texto publicado por la agencia estatal norcoreana KCNA, un portavoz de Exteriores de aquel país calificó de “lamentable” y “preocupante” la postura de Washington sobre una desnuclearización “unilateral”, y tildó de “criminal” sus llamamientos a un desarme “completo, irreversible y verificable”.

Pompeo quitó hierro al asunto, alegando que no se puede hacer caso a los comentarios realizados en caliente, y aseguró que durante la visita ambos países discutieron sobre el significado de “completa desnuclearización”, y que Pyongyang se mostró comprensivo y entiende con que ésta “no puede completarse sin verificarla”.

El país asiático ha accedido además a destruir unas instalaciones de pruebas de motores de misiles “para que el mundo sea más seguro”, detalló Pompeo.

El jefe de la diplomacia estadounidense dijo que el diálogo sigue adelante y que a mediados de este mes, concretamente el 12 de julio, representantes de ambos países se reunirán en Panmunjon, en la frontera intercoreana, para hablar de la repatriación de los restos de los soldados de EEUU caídos en la Guerra de Corea (1950-53).

Éste fue, junto con el de la “completa desnuclearización” de la península de Corea, uno de los puntos clave de la declaración que el presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, adoptaron en su histórica cumbre de junio en Singapur.

“El camino que queda por delante será difícil y un reto”, declaró Pompeo, a quien el ministro nipón de Exteriores, Taro Kono, y la surcoreana, Kang Kyung-wha, elogiaron por la “responsabilidad” que ha asumido en las negociaciones.

Kang mostró admiración y gratitud por los “esfuerzos incansables (de Pompeo) para avanzar en el proceso” desnuclearizador, y dijo que su país está dispuesto a “prestar cualquier asistencia necesaria para que le diálogo siga adelante”.

Por su parte, Kono destacó el papel “muy significativo” que ha asumido el diplomático estadounidense, y habló del deseo de Japón de “iniciar un nuevo comienzo en la relaciones con Corea del Norte”.

Pese al tono conciliador, los cancilleres también dijeron que las sanciones impuestas sobre el país comunista seguirán vigentes hasta que se cumpla su “objetivo común”, la total desnuclearización.

“El simple avance del proceso (hacia el desarme) no es suficiente para levantar las sanciones”, insistió Pompeo.

La reunión entre Pompeo, Kono y Kang, en el que los tres destacaron el fortalecimiento de su cooperación, se produce un día después de que el secretario de Estado de EEUU pusiera fin a su tercera visita a Corea del Norte, que se prolongó dos días en los que no se entrevistó con Kim Jong-un, como sí ocurrió anteriormente.

Los medios norcoreanos informaron hoy de la visita en un breve comunicado publicado por KCNA en el que dice que se “debatieron profundamente” todas las cuestiones para la implementación de la declaración de Kim y Trump.

Este viaje de Pompeo se consideraba una primera prueba para medir el grado de compromiso del régimen con sus planes de desarme.

El escepticismo sobre la desnuclearización de Corea del Norte ha crecido desde que medios estadounidenses informaran, citando fuentes de la inteligencia nacional, que Pyongyang ha seguido enriqueciendo uranio tras la cumbre, y que estaría tratando de ocultar buena parte de su arsenal y reservas a Washington.

Pompero partirá hoy desde Tokio hasta Hanoi (Vietnam), donde permanecerá hasta el lunes, y posteriormente volará a Abu Dabi y Bruselas antes de regresar a Estados Unidos.

EFE