“Panamá está a punto de convertirse en una economía de altos ingresos”: Bonaglia

Foto: referencial

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) pidió recientemente a Panamá reducir la desigualdad y apostar por un crecimiento económico más inclusivo porque, dijo, hay sectores que se están quedando atrás, como las zonas rurales o la población indígena.

El organismo internacional presentó este viernes el “Estudio Multidimensional de Panamá” en el que señala que las altas tasas de crecimiento de las que ha disfrutado el país en los últimos años le han permitido reducir la pobreza, pero no han ayudado a consolidar la clase media ni a desarrollar el interior del país.

“Panamá está a punto de convertirse en una economía de altos ingresos. Aunque el crecimiento económico ha ayudado a reducir la pobreza, ha hecho muy poco para reducir la desigualdad”, dijo el director adjunto del Centro de Desarrollo de la OCDE, Federico Bonaglia.

El ente recomendó al Gobierno crear más empleos formales, ya que los sectores menos productivos, como la agricultura y la manufactura, “ofrecen empleos de subsistencia e informales a la mayoría de los trabajadores”.

“Se necesita encontrar un mejor equilibrio entre la aplicación de la regulación laboral, la reducción de la burocracia y los costos administrativos que desaniman a las micro, pequeñas y medianas empresas independientes de operar formalmente”, agregó.

Según el informe, el sector servicios es el que ha dirigido el crecimiento económico de los últimos años, pero “se compone principalmente de actividades intensivas en destrezas que crean relativamente poco empleo”.

La OCDE instó también a Panamá a mejorar las capacidades de su fuerza laboral, ya que “casi la mitad de las empresas reportan dificultades para encontrar a trabajadores calificados”, y a construir un sistema tributario más eficiente “para proporcionar los recursos necesarios y aumentar la redistribución”.

“En el 2015, los ingresos tributarios totales y las contribuciones a la seguridad social ascendieron al 16,2 por ciento del PIB, mucho menos que en las economías de la OCDE (34,3 por ciento) y América Latina (22,8 por ciento)”, añadió.

A pesar de que el crecimiento económico de Panamá es menor que hace unos años, el país sigue siendo uno de los grandes motores regionales y en 2017 su producto interior bruto (PIB) se expandió un 5,4 por ciento.

EFE