Este juguete facilitará tus comienzos en el sexo anal (+Tips)

Foto: referencial

El sexo anal es una práctica que ha comenzado a ver la luz de a poco en los últimos años, aunque es un tema que aún se considera tabú, más y más personas se arriesgan a probarlo.

Si te interesa adentrarte en este mundo de la puerta trasera, hazlo poco a poco. Recuerda que tú comodidad es importante para tener una sesión donde tanto tu pareja como tú disfruten .

La industria de los juguetes sexuales crea herramientas para todo tipo de escenario, incluyendo el sexo anal. Hay distintos sextoys para principiantes y para expertos en el áreas. La “Pirámide de Bolas Anales” es un juguete que puede ayudarte a familiarizar con el acto.

El diseño está pensado para una progresiva introducción en nuestro cuerpo, facilitando la entrada de las bolas. Es un juguete flexible pero firme, cuya textura es suave y completamente lisa, y verás que una vez lubricado (lubricantes a base de agua) se deslizará cómodamente por tu cuerpo.

Tips para principiantes
Ve al baño. Es posible que si no lo has hecho después de un periodo extenso, la estimulación y la novedad hagan que en el momento menos indicado, debas ir al baño.

Excítense. Cuanto más excitados estén los dos, más aumentará la libido y mayores serán las ganas de intentar nuevas experiencias y probar nuevos caminos. La excitación es el comienzo de todo, no lo olvides.

Los juegos previos son fundamentales. Las caricias juegan un papel importantísimo en la “preparación del terreno”. Lo ideal es que tu pareja comience la estimulación con besos suaves en la zona para que te sientas cómoda con la atención extra que esta vez pone en tu trasero. Este es un buen momento para utilizar el juguete. Usa lubricante a prueba de agua y que tu pareja lo vaya introduciendo poco a poco. Es importante que estés consciente de las sensaciones y atenta a cualquier cosa que te moleste, más allá de la sensación de incomodidad que sentirás al ser la primera vez.

No se apresuren. Ya que es tú trasero, tu decides en qué posición te sientes mejor, la más usual es la del perrito, ya que el pene o el juguete entran con más facilidad y tú estas apoyada con firmeza, y cómo y a qué ritmo te penetrará.

Hazlo hasta donde puedas. Si es la primera vez, relájate. Hazlo hasta dónde puedas. Si sientes ganas de ir al baño y son incontrolables, no te fuerces, saca el miembro de tu cuerpo y ve al baño.

Hacerlo con una persona con la que te sientas a gusto y en confianza, ejercerá un poder significativo en tu actitud y disposición al momento del coito anal. Recuerda que no eres una estrella porno y que ellas no empezaron de la noche a la mañana. Por otra parte, las opiniones sobre si existen o no orgasmos anales están divididas. Para algunos sexólogos no existe ya que el clítoris no es estimulado y este es el órgano de la mujer con más terminaciones nerviosas que permiten que estas lleguen al clímax. Para otros sí puede darse, pues también es una zona que está llena de terminaciones nerviosas que permiten una sensación inigualablemente placentera y distinta. Será cuestión de probar, ¿no?

Clarín/Noticia al Día