China busca expandirse en América Latina mediante TLC con el istmo

Panamá y China empezaron este lunes a negociar un tratado de libre comercio (TLC), con el que el país centroamericano busca entrar al gigantesco mercado chino, mientras que Pekín trata de expandirse en América Latina.

Esta primera ronda de negociaciones se extenderá hasta el viernes en Ciudad de Panamá, mientras que la segunda será en agosto en Pekín, señaló a periodistas el ministro panameño de Comercio e Industrias, Augusto Arosemena.

“Panamá tiene muchísimas ventajas para China y a la vez China representa muchísimas oportunidades y ventajas para Panamá”, dijo Arosemena.

Entre esas “ventajas”, Arosemena citó el acceso al mercado chino, el mayor del mundo con 1.400 millones de personas, y la atracción de inversiones chinas hacia Panamá.

“Atraer inversión china, posicionarnos como la puerta de entrada de esos productos e inversiones chinas a toda la región, es uno de los principales focos que ambos países hemos definido como principios fundamentales en la negociación”, indicó Arosemena.

“Podemos llegar a beneficiarnos mutuamente con mayor nivel de comercio con China o mayor presencia de China en la región latinoamericana”, señaló el embajador de China en Panamá, Wei Qiang.

Las negociaciones comienzan un año después de que Panamá estableciera relaciones diplomáticas con China tras romper con Taiwán.

Desde entonces, ambos países han firmado una veintena de acuerdos en materia económica, comercial, migratoria, aduanera y educativa.

Los dos países realizan también estudios de factibilidad para la construcción de un ferrocarril entre Ciudad de Panamá y la frontera con Costa Rica.

Recientemente un consorcio chino ganó la licitación para la construcción de un puente por el que pasará un monorriel sobre el Canal de Panamá, la mayor obra de infraestructura tras la ampliación del Canal de Panamá.

– Un ‘hub’ natural –

China es el tercer destino de las exportaciones panameñas con más de 42 millones de dólares en 2017. Solo en el primer trimestre del año Panamá ha aumentado las exportaciones a China en 10%.

Panamá exporta principalmente al país asiático café, pieles de bovino y harina de pescado y vislumbra la posibilidad de venderle frutas, cacao y productos del mar.

También espera atraer inversiones chinas para sus obras de infraestructura, como puertos, puentes, carreteras, plantas energéticas, trenes y líneas de metro.

Con una economía dolarizada, un canal interoceánico y un sistema financiero con un centenar de bancos, el país centroamericano quiere convertirse en un centro logístico para la distribución de mercancías asiáticas en América Latina.

“Panamá tiene condiciones naturales excelentes como hub (enlace) logístico, comercial y centro de distribución y acopio”, dijo Wei.

Por su parte, China exporta a Panamá teléfonos celulares y televisores, textiles, neumáticos, juguetes, zapatillas y calzados.

Además, es el segundo mayor usuario del Canal de Panamá, detrás de Estados Unidos, y es el principal país de origen de las mercancías que se distribuyen en el continente a través de la zona franca panameña de Colón, la mayor de la región.

“En el caso de los tratados de libre comercio con China hay una gran oportunidad de negocio. Por nuestra posición geográfica podemos llegar a cualquier destino mucho más rápido y mucho más económicamente que cualquier otro país” latinoamericano, afirmó recientemente el gerente de la Zona Libre de Colón, Manuel Grimaldo.

El canciller chino, Wang Yi, ha reconocido que su país busca en Panamá una “conexión” para ampliar su presencia comercial y diplomática en América Latina.

“Panamá es muy fuerte en las finanzas y el sector servicios, en eso China puede ser un mercado interesante también para un mayor nivel de intercambio entre ambas partes”, afirmó el embajador Wei.

AFP