Jaime Penedo, el “mejor portero” de la historia del fútbol panameño

En su primera participación mundialista, los cuatro millones de habitantes de Panamá tienen el sueño de ver competir a su selección contra los mejores equipos del mundo, para lo que cuentan con la solidez de un equipo que tiene en el veterano arquero Jaime Penedo el último escudo protector del arco canalero.

Está considerado el mejor portero de la historia del fútbol panameño. Después de Gabriel Gómez, es el futbolista que más partidos ha defendido la camiseta roja de la Sele (131) y es uno de los pocos futbolistas canaleros que está jugando en Europa, en el Dínamo de Bucarest.

Panamá es consciente de que, en su primera experiencia en un Mundial, todo lo que no sea quedar eliminados en la primera fase del Grupo G (con Bélgica, Inglaterra y Túnez) sería una gran sorpresa, pero el objetivo no solo es evitar goleadas, sino tratar de tú a tú a sus rivales y para ello el colombiano Hernán Darío ‘Bolillo’ Gómez cuenta con un equipo muy sólido en defensa que cuenta con Penedo como último defensor del arco.

Liviano (apenas 70 kilos de peso por 1,83 m de altura), este portero ágil y de grandes reflejos vivirá a sus 36 años el torneo más importante de su vida, aunque quizá le llegue tarde como para poder hacer una mayor carrera en Europa, en un equipo o en una liga de mayor entidad.

Lo intentó de joven, con 24 años, pero vio frustrado su traspaso al Cagliari italiano por un problema físico y estuvo una temporada (2006-2007) en el filial del Osasuna, en la tercera categoría del fútbol español, pero no cuajó y se volvió a América.

 

‘El fútbol europeo quema al jugador’

“Ahora me doy cuenta de muchas cosas que no entendía en ese momento del fútbol europeo. No tenía esa cultura futbolera, esa mentalidad futbolera europea tan desarrollada. Aquí se habla de fútbol, se respira el fútbol, se vive el fútbol”, explicaba en una entrevista difundida esta misma semana en el canal TVMax de Panamá.

“El fútbol europeo quema al jugador, desgasta por la intensidad, las concentraciones, el estrés de los partidos. Aquí necesitas resultados sí o sí. Si la directiva te presiona, es porque la afición aprieta”, añadió.

Tras abandonar España se marchó a Guatemala, donde conquistó cuatro títulos con el Municipal, pero fue su gran actuación en la Copa de Oro de 2013, donde fue elegido el mejor portero del torneo, el que le abrió las puertas de la Major League Soccer (MLS), defendiendo durante dos temporadas el arco de Los Angeles Galaxy, equipo con el que conquistó la copa estadounidense en 2014.

Abandonó el equipo angelino y la MLS al no obtener un contrato que le permitiese mantener a su familia y recaló en el Deportivo Saprissa costarricense, que le sirvió como trampolín para, un año, probar de nuevo la aventura europea, firmando por el Dínamo de Bucarest (2016), equipo con el que la última temporada llegó a disputar la Europa League.

Apodado el ‘Gato’ en Rumanía y ‘San Penedo’ por sus compatriotas por sus espectaculares paradas, el arquero canalero es perseverante y muy metódico, sobre todo en lo que hace referencia al apartado físico y la nutrición.

“Tú sabes cuál es tu peso (ideal) y tienes que mantenerlo. Un kilo de más puede hacer la diferencia”, justifica este especialista en parar penales.

Autor de un libro

A diferencia de muchos otros compañeros de selección, criados en barrios desfavorecidos, Penedo tiene estudios universitarios y hasta ha escrito un libro de memorias y experiencias que presentó el pasado mes de marzo.

Su título, ‘Nunca te rindas’, es un reflejo de su carrera. Por su aspecto delgado y su condición social, muchas veces pensó en que no triunfaría en el fútbol, al considerarse inferior a los compañeros que procedían de estratos más bajos.

“El fútbol no pertenece a nadie, ni a un barrio ni a una clase social en particular. Es de todos. Simplemente es cuestión de actitud y de querer avanzar. Yo me siento orgulloso con lo que ha logrado mi país. Entre todos hemos aprendido que el fútbol es unión, alegría, es ganar y abrazarnos, es perder y sufrir todos es la pasión que nos une”, resume en su libro, poniendo negro sobre blanco el pensar de cuatro millones de compatriotas.

AFP