Qué es el “tecnoestrés” y cómo prevenirlo

Foto: referencial.

Son las 7 de la mañana. Te despiertas, consultas el teléfono y observas con estupor la bandeja de entrada de tu correo electrónico, rebosante de emails del trabajo. Solo pensarlo te da escalofríos.

Poco después, suena tu teléfono. Esta vez es un amigo por WhatsApp “¿No recibiste aquel mensaje que envié anoche? ¿No estabas conectado?”, te reclama. ¡Deberías estar siempre online!, le faltó decir.

Si estas situaciones te resultan familiares —y vienen acompañadas de una sensación de ansiedad casi palpable— es muy probable que seas un “tecnoestresado”.

El estrés tecnológico no es nuevo, pero cada vez es más frecuente.

La psicóloga Michelle Weil y el educador Larry Rosen acuñaron por primera vez el término “tecnoestrés” en un libro homónimo de 1997, en el que explicaron cómo el uso continuado de la tecnología puede tener efectos psicológicos, como la adicción.

¿Cómo afecta el tecnoestrés?
irritabilidad, nerviosismo y ansiedad
dolores de cabeza
trastornos gastrointestinales
episodios de frustración
falta de concentración
dolores de espalda
trastornos de sueño e insomnio
“El tecnoestrés es un problema real y reside en la interacción entre el usuario de la tecnología y la tecnología en sí misma”, explicó un año después en una conferencia sobre el tema la psicóloga Nina Davis-Millis, quien trabaja para el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en Estados Unidos.

Davis-Millis dijo que el tecnoestrés es “la condición resultante de tener que adaptarse a nuevas tecnologías” o al hecho de que la tecnología sea “inadecuada”.

¿Cuánto tiempo necesitamos dejar de usar las redes sociales para que una desintoxicación digital sea efectiva?
“Llevo un año desconectado de internet y no echo de menos nada”
Pero por aquel entonces el fenómeno apenas acababa de nacer.

Hace ya más de dos décadas todavía no existían ni WhatsApp ni Instagram, ni estábamos tan conectados como lo estamos ahora.

Los peligros de la “conectividad constante”
El gigante estadounidense Microsoft acaba de publicar un informe sobre el tecnoestrés basado en una encuesta a 20.000 trabajadores en más de 20 países europeos.

La compañía dice que la tecnología distrae a los empleados en lugar de hacerlos más productivos. Solamente el 21% de los encuestados dijo sentirse “muy productivo”.

Muchos de ellos aseguraron que la cantidad correos electrónicos, mensajes y notificaciones les abruma y les impide concentrarse.

Otros, señalaron que la tecnología que usa su empresa les supone un obstáculo para ser más eficientes.

“Los trabajadores modernos tienen tecnología abundante a su alcance”, se lee en el documento. “Pero esa disponibilidad no se traduce necesariamente en impacto”.

Las eternas actualizaciones y notificaciones en redes sociales hacen a la gente menos productiva, dice la firma tecnológica. Y lo mismo ocurre con otros factores vinculados a la tecnología.

Según la empresa de software, la “conectividad constante” tiene ciertos peligros, y están relacionados con las expectativas de que los empleados deben responder a todas horas a cualquier mensaje.

La llamaba “flexibilidad laboral” tampoco ayuda, pues a menudo va unida a la asunción de que la gente que trabaja muchas horas debería ser más productiva.

Pero, ¿cuál es la solución?

“Cultura digital”
De acuerdo con la investigación de Microsoft, la “cultura digital” podría mejorar la productividad de las personas afectadas y ayudarles a gestionar mejor esos efectos.

La cultura digital establece las bases de cómo una empresa usa la tecnología. Por ejemplo, tiene que ver con los sistemas y tipos de software que se adoptan y la formación que reciben los empleados.

Las empresas que prometen curarte de tu adicción a las redes sociales (y cómo lo hacen)
También implica un número de “condiciones de apoyo” que permiten aprovechar al máximo esas herramientas.

Eso abarca cosas como los baremos de tiempo apropiados para responder a un email o preguntar a los empleados si están satisfechos con la tecnología que utilizan en su trabajo.

Según el informe, en las compañías con una cultura digital robusta, en torno al 22% de los empleados se siente más productivo.

“Hay que tener en cuenta las consecuencias involuntarias de implementar una tecnología”, le dice a la BBC Cary Cooper, profesor de psicología organizacional en la Escuela de Negocios de Manchester, en Reino Unido, y autor de varios escritos sobre tecnoestrés.

“No queremos renunciar a la tecnología porque es muy útil para las comunicaciones, pero no hemos desarrollado buenas pautas sobre lo que es productivo”, añade.

De acuerdo con el especialista, hay todo un nuevo campo de estudio sobre el tecnoestrés en el que se valoran las consecuencias adversas de adoptar nuevos sistemas informáticos.

El psicobiólogo español José María Martínez Seva, autor del libro “Tecnoestrés: Ansiedad y adaptación a las nuevas tecnologías en la era digital” (2011), dice que los inconvenientes generados por las nuevas tecnologías incluyen la pérdida de relaciones personales o la sobrecarga de información.

“En muchos casos, nos hace más dependientes, ignorantes y solitarios”, escribió.

Otros expertos comparten su punto de vista.

“Las tecnologías pueden saturar a las personas y hacerles menos productivas porque quedan atrapadas en ellas”, le dice Cooper a la BBC.

Organismos como el Foro Nacional para la Salud y Bienestar en el Trabajo, en Reino Unido, dicen que el flujo constante de emails es uno de los agentes que más perjudican la productividad de las grandes empresas.

Por eso algunas firmas están poniendo un límite al número de correos electrónicos que pueden enviar para no sobrecargar a los trabajadores, asegura Cooper.

“La productividad proviene del intercambio creativo. No funciona cuando la gente se sienta delante de una máquina a enviar emails”.

BBC Mundo