El istmo se apegará a nuevo cónclave este martes para tratar situación de Venezuela en Perú

Foto: Agencias.

Los doce países americanos del denominado Grupo de Lima, incluyendo a Panamá, celebrarán hoy martes un nuevo cónclave en la capital de Perú, donde fue creado hace 6 meses, para debatir las medidas que adoptará frente a la convocatoria anticipada de elecciones presidenciales en Venezuela, fijadas para el 22 de abril.

La alianza, que no reconoce a la Asamblea Constituyente de Venezuela y aboga por aplicar la Carta Democrática Interamericana, consideró en su convocatoria que los comicios, donde el actual presidente Nicolás Maduro opta a la reelección, no garantizarán un proceso justo, libre, transparente y democrático.

Al rechazo a estas elecciones manifestado el pasado 23 de enero por el Grupo de Lima, compuesto por Argentina, Canadá, Chile, Colombia, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Brasil y Costa Rica, también se sumaron en los últimos días Estados Unidos, Guyana y Santa Lucía.

La portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Heather Nauert, consideró que esa votación “no será ni libre ni justa, profundizará las tensiones nacionales”, y será vista como antidemocrática e ilegítima a los ojos de la comunidad internacional al “no reflejar la voluntad del pueblo de Venezuela”.

Estados Unidos respaldó nuevamente al Grupo de Lima durante una reciente visita de su secretario de Estado, Rex W. Tillerson, a la capital peruana, donde felicitó y agradeció al presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, por su liderazgo en la conformación de esta liga contraria al Gobierno de Maduro.

Durante una gira por varios países de Latinoamérica, Tillerson anticipó la posibilidad de aplicar sanciones a Venezuela, lo que reiteró en Lima, donde dijo que “llega el momento de comenzar a ver la posibilidad de sanciones, tal cual lo ha hecho la Unión Europea”, según explicó la canciller peruana, Cayetana Aljovín.

Las elecciones presidenciales fueron decretadas el 15 de enero por la Asamblea Constituyente, órgano plenipotenciario formado solo por chavistas y que la oposición y varios gobiernos consideran fraudulento porque se convocó y conformó sin referéndum.

La coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), de Venezuela, fue excluida en enero del proceso de validación de tarjetas electorales ya que el Tribunal Supremo de Justicia estimó que podría llevar a los ciudadanos a una “doble militancia” ilegal y dejando a la oposición, de momento, sin una agrupación política conjunta.

Agencias