Disfruta San Valentín a lo grande con estos destinos

Foto: Agencias.

Todos los días son propicios para demostrar el cariño. Cierto. Pero el 14 de febrero, es decir San Valentín, es la fecha obligada para que los enamorados celebren su amor.

Aunque es muy común buscar un detalle ideal para agasajar al ser querido, no siempre se trata de obsequiar algo físico: lo realmente mágico de esta festividad es compartir, vivir hermosas experiencias en pareja y atesorar recuerdos que duren para siempre. Un viaje, puede resultar ideal para lograr este objetivo, más aún cuando se trata de revivir el amor.

Jorge Luis Páez, country manager de Despegar Panamá, Ecuador Difrutay Costa Rica recomienda los mejores destinos en Latinoamérica para disfrutar de unos días inolvidables, en lugares que hacen brotar el romanticismo a flor de piel.

DONDE EL TIEMPO SE DETIENE

La ciudad colombiana de Cartagena es, según Páez, uno de los destinos más románticos en Latinoamérica.

La legendaria ciudad fue fundada en 1533 y nombrada patrimonio histórico y cultural de la humanidad por la UNESCO. Gracias a haber sido el principal puerto de América durante el imperio colonial, ‘El Corralito de Piedra’, como también se le conoce, cuenta con una muestra arquitectónica invaluable, destacándose el castillo de San Felipe, la Ciudad Amurallada y sus conservadas iglesias y museos.

‘Uno de los mejores planes es caminar sin ningún rumbo por las calles del centro histórico, que parecieran devolver en el tiempo al transeúnte’, subraya.

PAISAJES ROMÁNTICOS

Bariloche se encuentra a unos mil 680 km de Buenos Aires, en la provincia de Río Negro, al sur de Argentina. Al estar ubicada dentro del Parque Nacional Nahuel Huapi, cuenta con paisajes únicos de bosques milenarios, lagos y montañas.

‘Es uno de los lugares más increíbles que tiene la Argentina, el cual se puede visitar en todas las épocas del año, pero tiene una magia especial en esta época, con días más largos, cálidos y soleados, y noches más frescas’, comenta el vocero.

Páez califica a Bariloche como ‘una ciudad romántica por donde se mire’, desde sus vistas panorámicas al lago, paseos por los bosques, cabalgatas, actividades aventureras y circuitos gastronómicos.

EL EDÉN DEL AMOR

A 130 km de Cancún se encuentra Tulúm, un mágico lugar que enamora a primera vista con su mar azul turquesa y la biodiversidad natural.

Este paraíso fue de las últimas ciudades habitadas por los Mayas. ‘Ese legado histórico se puede conocer a través de un paseo por las ruinas que se encuentran en la zona’, indica Páez.

Otro imperdible es tomar un romántico paseo por velero para practicar snorkel en mar abierto y contemplar el atardecer.

EL OMBLIGO DEL MUNDO

La ciudad del Cusco, en Perú, es un destino imperdible en Latinoamérica, un retrato alucinante y lleno de historia para disfrutar en pareja.

‘La capital del imperio Inca fue una de las ciudades más importantes del virreinato; por ello, la fusión entre estas dos culturas es un atractivo peculiar: su arte y arquitectura dibujan paisajes y escenas conmovedoras de una historia que tiene muchos mitos y leyendas’, asevera.

Páez opina que no hay nada mejor que conocer una de las nueve maravillas del mundo, el Santuario de Machu Picchu, para inmortalizar el día de San Valentín. De la misma manera, se puede visitar el barrio de artesanos de San Blas, el templo de Coricancha, Sacsayhuamán, el Valle Sagrado de los Incas, la iglesia de la Compañía, Tambomachay, la catedral del Cusco, Santa Catalina, Moray, entre muchos atractivos.

BAÑOS DE AGUA SANTA

Ubicado en las faldas del volcán Tungurahua, este paradisíaco lugar goza de un cálido clima. El viaje desde Quito inicia recorriendo tres horas de ruta para encontrar una exuberante naturaleza, teniendo como destino final uno de los confortables hoteles de la zona, como el Luna Run Tun, desde donde se puede apreciar la actividad volcánica del Tungurahua. El hotel cuenta con cabañas de lujo y adicionalmente brinda 25 clases de tratamientos de SPA, cuatro piscinas e hidromasaje con agua caliente volcánica.

Otra actividad recomendada por Páez es visitar la Casa del árbol, ‘construida en su totalidad con madera y ubicada estratégicamente justo en frente del flanco occidental del Coloso, sobre una pequeña colina’. También vale la pena conocer El Pailón del Diablo con su majestuosa caída de agua, y la famosa cascada el Manto de la novia.

La Estrella de Panamá