Cifras de la Contraloría sostienen que el desempleo juvenil toma fuerza

Foto: referencial.

El número de desempleados entre jóvenes de 15 a 24 años ascendió a 45 mil 962 en Panamá, lo que representa el 14,7 por ciento de este sector, según cifras publicadas por la Contraloría.

Entre las causas que inciden en este fenómeno sobresalen la falta de personal capacitado que responda a las demandas del mercado y la ausencia de experiencia laboral, refirió la fuente.

De acuerdo con el especialista laboral René Quevedo, de los nuevos empleos creados entre 2016 y 2017, estimados en 40 mil, solo un 11 por ciento benefició a jóvenes entre 15 y 24 años debido a la falta de educación, uno de los principales requisitos para ocupar una plaza de trabajo.

Sin embargo, cada año se reporta en el país una deserción escolar en premedio de más de 12 mil estudiantes, precisó Quevedo, quien insiste en la necesidad de que los jóvenes permanezcan en el sistema educativo para garantizar su inserción en el mercado laboral.

Adicional a esto, el 95 por ciento de los graduados humildes buscan trabajo, lo cual indica que la gran mayoría de los jóvenes de estratos socioeconómicos bajos están incursionando prematuramente a un mercado laboral para el cual no están preparados, aseguró.

En contraposición, el panorama para los comprendidos entre 25 y 49 años luce un poco mejor, pues el índice de desempleo es de 4,82 por ciento, cifra que entre la población económicamente activa alcanzó un seis por ciento en 2017, medio punto más que el año anterior, refiere el informe de la Contraloría General de la República.

Un estudio de la Alta Comisión de Empleo, que evaluó el período comprendido entre 2009 y 2014, reveló que en ese lapso de tiempo los contratos de trabajo se generaron mayormente entre personas de 45 años, promedio de edad que en marzo de 2017 subió a 53.

Como excusa a esta realidad, los gerentes enarbolaron algunos estereotipos como la insatisfacción con su trabajo de nivel básico, la alta inestabilidad persistente entre personas de esta edad, la falta de responsabilidades financieras, familiares y de lealtad a las instituciones.

Según datos oficiales, en tan solo un año, el número de desocupados en América Latina entre 15 y 24 años de edad se incrementó de 9,8 millones a 10,2 millones, lo que significa que uno de cada cinco jóvenes busca empleo infructuosamente.

Panorama que de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo no resulta nada alentador este año, ya que la tasa de desempleo podría aumentar a 19,6 por ciento, lo cual supone la existencia de 200 mil jóvenes más sin trabajo en el mundo, situación que en el caso de las mujeres será superior debido a la discriminación laboral.

Prensa Latina