Ecosistemas y biodiversidad del Parque Nacional de Coiba en peligro por falta de recomendaciones

El Parque Nacional Coiba forma parte del Corredor Marino del Pacífico Este Tropical

La falta de información científica y de recomendaciones en el Plan de Uso Público (PUP) del Parque Nacional de Coiba, en Panamá, podría poner en riesgo la integridad de los ecosistemas y biodiversidad del área protegida, alegaron hoy, 11 de enero de 2018, un grupo de ambientalistas panameños.
Por lo que varias oenegés firmantes solicitaron al Ministerio de Ambiente (Miambiente) definir una hoja de ruta, para asegurar que a corto plazo se integre al PUP todas las observaciones recibidas previamente para su aceptación.

El biólogo del Centro de Incidencia Ambiental (Ciam), Isaías Ramos, indicó que antes de que el Plan fuera adoptado por el Consejo Directivo del área protegida de Coiba, varias organizaciones científicas presentaron cuestionamientos debido a que el documento tenía carencias en la información.

“Esos vacíos en información, incluye que no se han contemplado de manera debida los estudios e investigaciones científicas realizadas a lo largo de 20 años en la zona, en los que se demuestra la necesidad de preservar el ecosistema y biodiversidad”, explicó.

Además de esa observación, sostiene que no hay claridad en la metodología usada para determinar la capacidad de carga del sitio, la detección de debilidades en el Plan de Bioseguridad, la falta de datos relacionados al impacto de la pesca deportiva, la ausencia de análisis estratégico en inversiones que se contemplan, entre otras.

La gerente de Incidencia Política de Mar Viva Panamá, Tania Arosemena, expresó a Acan-Efe que existe preocupación, porque no tienen certeza de que se incorporen todas las recomendaciones y que estas se adjunten a un documento que debe ser presentado el próximo 1 de febrero a la Unesco.

“Es necesario de que el PUP esté completo, listo y fortalecido, (…) a la Unesco le interesa saber cómo se está planteando los usos públicos del área y cómo se va a organizar los temas productivos en el área especial de protección marina”, detalló.

Arosemena mencionó que la aprobación del PUP no debe ser prioridad del Estado panameño, sino velar para que las poblaciones marinas que han sido impactadas no sigan desmejorando.

Las organizaciones firmantes aseguraron que la premura de aprobar el PUP se debe a la necesidad de Miambiente a acceder a un préstamo de 62 millones de dólares otorgado por el Banco Interamericano de Desarrolló (BID) en apoyo de un programa para la conservación.

El pasado día 3 el titular de Miambiente, Emilio Sempris, indicó que el Consejo Directivo del Parque Coiba adoptó la propuesta del PUP que incluye promover actividades ecoturísticas, científicas y de desarrollo sostenible.

Coiba está ubicado al sur de la provincia de Veraguas, ocupa un total de 270,125 hectáreas de extensión, 216,000 de ellas son áreas marinas y por su riqueza fue declarado Parque Nacional en 1991 y Patrimonio de la Humanidad por parte la Unesco en 2005.

El territorio protegido está conformado por la isla de Coiba, la más grande del Pacífico centroamericano, ocho islas menores y 30 islotes, que lo convierten en uno de los parques marinos más extensos y diversos del mundo.

El Parque Nacional Coiba forma parte del Corredor Marino del Pacífico Este Tropical, que incluye también al Parque Nacional y Reserva Marina Galápagos (Ecuador), el Parque Nacional Isla del Coco (Costa Rica), el Santuario de Fauna y Flora Malpelo (Colombia) y el Parque Natural Nacional Gorgona (Colombia).

EFE

Recuerda compartir en >><Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page