¿Puede la lactancia disminuir el riesgo de cáncer de mama?

Para los bebés, los beneficios de la lactancia son claros: se crea un sistema inmunitario más fuerte, un riesgo reducido de algunas afecciones crónicas y un vínculo más estrecho con la madre. Pero, ¿la lactancia también protege a las mujeres contra el cáncer de mama?

La enfermería se ha relacionado con un menor riesgo de cáncer de mama en mujeres pre y posmenopáusicas. Pero, según Virginia Borges, directora del programa de cáncer de seno de mujeres jóvenes del Centro de Cáncer de la Universidad de Colorado, “la cosa se complica desde aquí”.

La lactancia de un bebé cambia la estructura del seno. Incluso después de que la lactancia termine, los cambios microscópicos en el sistema de administración de leche protegen el seno contra las células precancerosas, de acuerdo a los estudios de Borges. Este efecto es más común entre las mujeres que han amamantado a más niños o durante períodos más largos que otras mujeres.

(Archivo)

(Archivo)

Mientras más mayor es una mujer que da a luz por primera vez, es más probable que contraiga cáncer de seno. Pero, según Borges, no todo es tan sencillo. “No me gustaría que una mujer decida no tener un hijo por algo relacionado con el cáncer de seno”, puntualiza.

La lactancia puede compensar moderadamente el mayor riesgo de cáncer de mama asociado con el embarazo: las investigaciones han demostrado que las mujeres que amamantan pueden reducir el riesgo de algunos cánceres agresivos hasta en un 20 por ciento en comparación con las mujeres que no amamantan.

Sin embargo, un grupo de mujeres no parece experimentar los mismos efectos: las afroamericanas. Aunque las mujeres blancas experimentan cáncer de mama con más frecuencia después de la menopausia (mucho más que las afroamericanas), las afroamericanas jóvenes son más propensas que las blancas a enfrentar formas agresivas de aparición temprana de este tipo de cáncer.

(iStock)

(iStock)

También es cierto que las mujeres negras amamantan con menos frecuencia. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), se amamanta a un número considerablemente menor de bebés afroamericanos que a bebés blancos. Se ha encontrado que amamantar a un bebé protege contra los problemas de salud a corto y largo plazo para la madre y el niño. Las mujeres negras son más propensas que otras a enfrentar la falta de apoyo para amamantar en el trabajo, pueden carecer de apoyo comunitario y pueden tener actitudes culturales que las influencien a no amamantar. Los hospitales también desempeñan un papel importante: en 2014, los CDC informaron que los hospitales con una población más grande de pacientes afroamericanos tenían menos probabilidades que otros de promover la lactancia materna.

Entonces ¿debería planear amamantar para evitar el cáncer de mama? Absolutamente, asegura Borges, pero “se necesitan dos personas para bailar tango”. No todas las mujeres o bebés pueden amamantar con éxito, y la lactancia puede no ser una opción debido a factores culturales, de estilo de vida y otras cosas.

(iStock)

(iStock)

Si una mujer no puede amamantar o elige no hacerlo, las elecciones de estilo de vida podrían ayudar a evitar el cáncer de seno, incluso sin el efecto protector de la lactancia. Cosas como moderar o eliminar el alcohol y el ejercicio están estrechamente relacionadas con la protección contra los cánceres de mama premenopáusicos. Y, dice Borges, no hay razón para pensar que no puedan ayudar a proteger a estas mujeres contra el cáncer de mama en aquellas que también son más jóvenes.

The Washington Post

Recuerda compartir en >><Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page