Italia sufre el gran fracaso de su historia, queda fuera del Mundial

En Italia se espera una tormenta de cambios

Nadie en toda Italia quería creerlo. De hecho, contemplar tan siquiera la posibilidad ya era visto como una traición a la patria (futbolera, se entiende). Pero ocurrió como suceden las tragedias más inesperadas, de manera inmisericorde. De la misma forma que caen los chaparrones más contundentes, con enormes gotas que calan el cuerpo y atormentan el alma. Porque Italia no estará en el Mundial de Rusia, después de que en 180 minutos no fuera capaz de hacerle un gol a Suecia, a la que le bastó con defender el resultado de la ida (1-0) para lograr un objetivo titánico.

Una selección que ocupa el 25º puesto del ranking FIFA (Italia es la 15ª), y que el pasado año despidió a la mayor estrella que haya dado su país en las últimas décadas, Zlatan Ibrahimovic. En estas circunstancias ha logrado una de las mayores gestas de su historia, dejar fuera a una selección que acumulaba hasta este histórico batacazo 14 Mundiales consecutivos, desde 1958 hasta 2014. Que ganó los dos primeros que disputó en 1934 y 1938, y que volvió a hacerlo en 1982 y 2006. Aunque presumir de currículo resulte inútil, nada mejor que mirar al pasado para entender el presente.

En Italia se espera una tormenta de cambios. Es probable que todos aquellos con un mínimo de responsabilidad sobre lo ocurrido salten por los aires. La marcha de Giampiero Ventura del banquillo es segura, e incluso la de Carlo Tavecchio, presidente de la Federación, sería todo menos sorprendente. Pero el adiós más doloroso e irreparable será el de un icono que llegó a desafiar la inmortalidad. Gianluigi Buffon se aventuró a dejarlo claro tras el partido.

No habrá ni sexto Mundial ni más partidos con La Azzura para el mejor portero que haya dado Italia, uno de los caballeros más elegantes de un deporte en el que los egos golpean el sentido común. No en su imponente figura. Sus lágrimas, antes y después de que acabara el partido, quedarán en el recuerdo como el peor broche posible para un futbolista gigante.

No puede haber consuelo para uno de los equipos que mejor ha representado la devoción por el juego, exponente máximo de eso que se llama competitividad, pero que ayer se topó con la realidad. Pues no hay premio en la insistencia si no es con cordura. El fútbol, tan cruel en ocasiones, también resulta transparente cuando no hay reflejo al otro lado. No basta con querer marcar un gol, hay que plantear un camino hasta él, y en Italia, esta última Italia, no está nada claro cómo hacerlo, y con semejantes carencias no se puede alcanzar un Mundial.

El partido tuvo todo lo que se espera de una repesca agónica, que es exactamente todo lo contrario de lo que puede ofrecer un buen partido de fútbol. No hubo control, ni dominio del tiempo, ni orden ni concierto. Es complicado detener al corazón cuando el bombeo es incesante. De haberlo hecho, cualquiera hubiera observado cómo para Italia jugar con cinco centrocampistas resultó, por paradójico que parezca, la peor forma de generar peligro en esa zona del campo.

Sin peligro en ataque

No pareció verlo Ventura, que insistió con la línea de tres centrales, un 3-5-2 sin ninguna profundidad por banda, y que se atascaba una y otra vez contra la defensa sueca. Porque Suecia defendió con el alma, que es lo mínimo que se puede esperar de una selección en la que encontrar un fogonazo de creatividad es cuando menos poco probable.

Se vio ayudada, eso sí, por la insistencia continua de Italia por llegar hasta Olsen con balones en largo, olvidando que el peligro siempre se genera por las bandas, y se convierte en oro dentro del área, habitualmente a ras de césped. Dos jugadas completó La Nazionale combinando con tranquilidad y precisión, y dos veces se vio Suecia con la nevera vacía. Pero no se produjo el hurto. Si acaso, dos penaltis por manos de Darmian y Barzagli no señalados por Mateu Lahoz pudieron adelantar el sueño sueco.

Existe una conexión histórica entre Italia y Suecia. Hasta el de Rusia, el último Mundial en el que no había estado presente La Nazionale fue el que se celebró en 1958, precisamente en Suecia. Tampoco participó en la Eurocopa de 1992 que tuvo lugar en el país nórdico. Ahora tendrá que observar el campeonato del mundo desde la distancia, siendo además, la única campeona del mundo sin billete. Brasil, Argentina, Uruguay, Alemania, Francia, Inglaterra y España sí lo tienen.

Nadie en Italia quería verlo, pero acabó sucediendo. Es normal, nadie se imagina en el infierno, hasta que se ve irremediablemente en él.

El País

Recuerda compartir en >><Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page