9 ideas para que el sexo sea lo mejor del día

9 ideas para que el sexo sea lo mejor del día

¿Cansada de que todo sea siempre igual en la cama con tu pareja? No esperes a que él tenga un arrebato de pasión, conviértete tú en su fuente de inspiración sexual. Aquí tienes un montón de ideas para que el sexo sea ¡lo mejor del día! El primer consejo: combinar el sexo con mucho humor.

1. SEXO DE UNA NOCHE

¿Por qué no? Si cada vez que rompes una relación esperas a enamorarte para tener sexo, te estarás privando de uno de los grandes placeres de la vida. Queda con tus amigas, ponte guapa, mete un par de preservativos en tu bolso y ¡sé descarada! Un poco de sexo loco de vez en cuando te vendrá genial para pasar la página, sentirte sexy y descargar tensiones. ¿Necesitas inspiración? La encontrarás en “Sólo quiero sexo, una guía para mujeres”, de Emily Dubberley (DeBolsillo).

2. SEXSECUESTRO

¿Estás loca por él y necesitas mucho más sexo? ¿Tu pareja lleva una época de mucho estrés y la libido baja? ¿Llevan tiempo sin verse? ¿Quieres sorprenderlo? ¡Secuéstralo! En casa o en un hotel, echa la llave y no le dejes escapar hasta que haya satisfecho todas sus necesidades. Le encantará sentirse tan útil y deseado. Nuestro consejo es que te hagas con un buen kit erótico: ropa interior, disfraces, juguetes, pelis hot y mucho lubricante.

3. HAZLE SUFRIR

Privarle un par de días de sexo puede hacer que su libido suba como la espuma. Pero cuando llegue el momento, retrásalo todo lo que puedas. Nuestra perversa sugerencia es que le esposes y le des un masaje lento y apasionado por todo el cuerpo menos por las zonas explícitamente sexuales. Cuando llegue el momento estará a punto de caramelo. Para aumentar las sensaciones estimulantes te recomendamos los aceites de masaje.

4. BODYSUSHI

Seguro que habrás oído hablar sobre esta práctica o la habrás visto en Sexo en Nueva York, la película, cuando Samantha se cubre el cuerpo de sushi para sorprender a su novio. Pero nuestra propuesta es que él sea la geisha. Dile que te apetece mucho cenar sushi con él, encarga comida, pídele que se desnude y dispón los makis sobre él. ¿Qué tal si te los vas comiendo directamente con la boca?

5. ORGÍA DE CHOCOLATE

¿Te gusta el dulce? ¿Tienes fondue o fosh en casa? Entonces puedes darte un homenaje gastronómico y sexual. La idea es preparar una fuente de fruta, montar un chill out en el salón, colocar la fondue en el suelo y comenzar el banquete en ropa interior sexy. La condición será que el otro tenga que darte de comer: con los palitos, de la mano, sobre su cuerpo…Tu libido alcanzará más temperatura que la de la fondue, así que te recomendamos dejar este plan para el otoño.

6. PRUEBA LAS ATADURAS

Si “Cincuenta sombras de Grey” ha sido tu lectura de verano, ¿qué esperas para ponerlo en práctica? Los juegos de sumisión y dominación son lo último en cuestión de sexo y la excusa perfecta para reactivar tu relación de pareja. Puedes empezar con el ‘soft bondage’, es decir, inmovilizando a tu pareja o dejándote hacerlo con esposas o ataduras suaves, como las esposas de seda de Lelo.

7. UN POCO DE MORBO

Las situaciones prohibidas aumentan el deseo y el placer sexual. Hay gente a la que le gusta hacer el amor en lugares públicos, en los baños de restaurantes, en los probadores de las tiendas, en la playa… Si no estás dispuesta a llegar tan lejos pero quieres experimentar un poco de riesgo, prueba a dejar abierta la ventana y hacer el amor delante. Tal vez te verán pero nadie podrá entrar ni llamarte la atención, aunque puede que tengas espectadores.

8. MÍRALE A LOS OJOS

Parece muy obvio pero no todo el mundo es capaz de mirarse a los ojos mientras hace el amor. Por vergüenza, por descuido, porque ya llevan mucho tiempo juntos o muy poco… prueba a hacerlo desde que empiece el juego sexual hasta el final, no le apartes sus ojos de los tuyos. Las sensaciones y la conexión entre ambos serán espectaculares. Y si llevan tiempo intentando conseguir un orgasmo simultáneo, ésta también es una de las claves.

9. ¿SEXO TÁNTRICO?

Hay mucho de mito en esta práctica y muy poco del extasiante placer sexual que supuestamente proporciona. Pero practicar yoga juntos sí puede ayudarles a aumentar la conexión entre ustedes, a incrementar las sensaciones corporales, a practicar posturas que requieren más fuerza y flexibilidad, a ser más pacientes y reforzar los vínculos afectivos. Una buena aproximación es “Yoga en pareja”, de Guillermo Ferrara (Océano Ámbar).

Agencias

Recuerda compartir en >><Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page