Japón prohíbe visitar la isla de Okinoshima, patrimonio mundial de la Unesco

Japón prohibirá a partir del próximo año las visitas a la isla de Okinoshima, uno de los lugares más sagrados del archipiélago, inscrito el domingo pasado en el patrimonio mundial de la Unesco, anunció este sábado un responsable.

Esta isla del mar de Japón ya estaba vetada a las mujeres, y sólo recibía visitantes un día al año, el 27 de mayo. Su número se limitaba a 200 hombres, que debían hacer sus abluciones en el mar antes de entrar en Okinoshima.

Pero el complejo de templos Munakata Taisha, propietario de la isla, decidió prohibir a partir de 2018 las visitas de todos los laicos, mujeres y hombres, para proteger el lugar, declaró un portavoz a la AFP.

Los monjes sintoístas serán los únicos que podrán acceder a la isla, así como los investigadores que trabajan para preservar la zona.

“Se necesita una preservación estricta ahora que la isla está en la lista de la Unesco”, declaró el portavoz. “Sería arriesgado seguir recibiendo 200 visitantes a la isla, añadió el portavoz.

Según la tradición, el único residente de Okinoshima, situada frente a Kyushu, la isla más meridional de Japón, es un monje. El lugar fue durante mucho tiempo un lugar de intercambio con el extranjero y alberga numerosos vestigios de ese pasado.

AFP

Recuerda compartir en >><Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page